Bragas Usadas Historia

El concepto de vender bragas usadas se ha convertido para muchas mujeres en una forma de ganar un sobresueldo, es un negocio proveniente de Japon y está ganando gran cantidad de adeptos en España, la ropa interior usada cada vez gana mas seguidores, algunos por el afan de tener una prenda de otra mujer y otros por los restos de flujo vaginal, sudor o sangre menstrual, los cuales tienen normalmente mas exito de ventas.

Los compradores van desde aquellos que tienen un gran interes de poseer una prenda de mujer que haya sido usada con anterioridad y el placer de otros radica en las manchas de estas, están aquellos que desean permanecer en el anonimato por ser un tema tabu y otros que no tienen ningun problema en que se sepa que son adeptos a estos placeres.

Para las mujeres es una interesante fuente de ingresos, ya que por cada braga usada se ronda normalmente un precio de entre 30 y 100 euros aunque en ciertas ocasiones las cifras son mayores como actrices Porno o VIP’s.

A los hombres les gusta fantasear con estas bragas sucias y a ellas a menudo les excita pensar que hay alguien que disfruta con su ropa interior usada o simplemente les incita a la venta el hecho de que un sobresueldo asi no se gana facilmente y por otra parte están aquellas que lo ven como una diversión.

 

Sí, ya ves, una expendedora de bragas

Este fetiche recibe el nombre de burusera y al fin ha llegado a estar disponible en España gracias a nosotros, disponemos de un catalogo de bragas usadas, sucias, con restos de orina, restos de regla, sudadas para aquel que esté interesado en ello.

Mmmm... Un aroma más que turbador